16 Mar

Embajador Hater, o cómo Orange la pifió con su política de recontratación

Uno de los principales debes de las compañías telefónicas en España es el del trato al cliente. Facua-consumidores en acción lleva años denunciando que el sector de las telecomunicaciones es el que más reclamaciones provoca a lo largo del año, con Orange y Vodafone a la cabeza.  En ese sentido, tan deficitaria es hoy en día la gestión post-venta, como la gestión de recaptación por parte de las marcas. En ese sentido,  os voy a contar cómo Orange pasó a tenerme como cliente a convertirme en un Hater de la marca. 

Hace años, me mudé y caí en la trampa de uno de los planes que ofrecía Orange, una campaña exitosa y muy bien ideada que ofrecía tipos de contrato usando una iconografía animal (ardilla, canario, delfín, leopardo, colibrí…). Mi plan se completaba con fibra en casa. Ya desde el principio tuve problemas con la compañía, pues me ofreció una línea de teléfono gratuita y provisional para conectarme a Internet durante el tiempo que tardaban en instalarme la fibra en casa. Al cabo de medio año, me di cuenta que me estaban cobrando esa línea desde el primer momento. Pese a que denuncié el caso y seguí las instrucciones indicadas por su equipo, aún tardó medio año más la compañía en dar de baja una línea que no usaba, después de quejas por escrito y mediante llamada telefónica. Denuncié el caso a la oficina de atención a los consumidores y gané. Orange tuvo que devolverme el importe de todo lo que me había cobrado de más.

Ese caso me produjo un gran descontento por el trato recibido por parte de la compañía, a la que realicé hasta cuatro quejas formales, por teléfono y por escrito, así que en cuanto vi otro producto de otra compañía que se adecuaba a mis necesidades, decidí dejar Orange. 

Orange debió concluir por mi listado de llamadas que estaba buscando nueva compañía, pues en mi primer contacto con otra compañía, llamó para ofrecerme grandes ofertas. Llevaban un año sin llamarme.

De cualquier forma, la decisión estaba tomada. Desde que accedí a hacer la portabilidad, he sufrido un acoso por parte de la compañía, que me ha llevado de ser un consumidor descontento, de los que jamás volvería, a un embajador Hater. Llamadas continuas, correos electrónicos y sms sin parar. Desde primera hora de la mañana, ya sea horario laboral, horario de comida, hora de la siesta, etc. Los mensajes de texto además, contenían un mensaje engañoso, pues decía: “para garantizar su portabilidad, llame urgentemente al 2252 OP2” , cuando la portabilidad estaba garantizada desde el día anterior.

Ejemplos de mensajes recibidos por parte de la compañía.

Al final, ante tanto acoso, descolgué el teléfono y le comuniqué a la operadora que no era una cuestión de compensación económica, ni de nuevas ofertas, era una cuestión de valores. La operadora mostró un tono de indignación (llegué a pensar que era accionista de la compañía). Pese a que mi posición quedó clara, Orange volvió a telefonearme a la tarde, y cuando comuniqué que ya habían intentado recaptarme y había contestado negativamente, me contestaron: “RE-CAP-QUÉÉÉÉ”, como si no supiera de qué estábamos hablando.

 

Relación de llamadas de la compañía en una sola mañana.

Mi experiencia durante el servicio y a posteriori ha sido tan nefasta, que hoy no sólo soy un consumidor libre, sino un Hater de la marca. Aún siendo históricamente un consumidor bastante comprensivo con los errores ajenos, ahora actúo en mi entorno inmediato desaconsejando sus servicios, converso sobre ello en las redes sociales (pasando la crisis del off-line al online) y me erijo como un embajador del descontento Orange, lo peor que le puede pasar a una marca.

Con todo, tengo la impresión de que el tiempo conducirá a las compañías a un modelo de comportamiento con el cliente similar al que ya adoptó Pepephone para ocupar un nicho de mercado importante, el de los consumidores hartos (por cierto, una compañía con una excelente de comunicación). Del mismo modo, creo es responsabilidad de consumidores y gobiernos establecer un contexto donde las empresas se desarrollen con respeto absoluto hacia el cliente, en el que no figuren cláusulas abusivas, trampas o exceso de letra pequeña. Y el primer paso es, desde luego, es dejar a compañías como Orange fuera del tablero de juego.

 

14 Mar

10 tendencias digitales que aprendí con Best Relations

Este martes he asistido a un desayuno con especialistas de Marketing Digital en Barcelona, donde los compañeros de Best Relations  (Carlos Molina, Diego Rivera e Ignasi Vendrell) conversaban con nosotros acerca de las tendencias digitales para 2017 y el concepto de ingagement ,y cómo este puede implantarse en las empresas. Una charla con mucho jugo de la que destaco 10 ideas fundamentales:

  • Nos encontramos en la era de la metamorfosis digital y esa metamorfosis necesita el impulso y la convicción de los responsables de la marca. Ya no basta sólo con el branding.
  • La generación HIT consume y comparte contenido continuamente (de media, miramos el móvil 150 veces al día). Las marcas se han de esforzar por destacar entre todos esos impactos, creando contenido de interés, accesible y de calidad.
  • Las marcas están implicando a sus comunidades a la hora de crear su historia (un ejemplo, Nike +). El usuario es participe de esa imagen social.  Las marcas se han convertido en una construcción social. 
  • La posverdad y la corrección política está provocando el efecto radar en los usuarios, que marcan los términos morales de la discusión en la red, y actúan como dedo acusador.
  • Los contenidos se están despegando de la actualidad y los trending topic, para priorizar contenidos sociales, perdurables y que conecten con los valores de sus destinatarios. Es la forma de que los usuarios pasen más tiempo en las páginas.
  • El Slowcomm es ya una realidad asentada. Las marcas deben ser auténticas, no sólo aparentarlo. Los disfraces digitales son fácilmente detectados y rechazados por la comunidad digital.  La sociedad exige marcas que sean lo que parecen, y lo hacen compartiendo en la red su experiencia de usuario.
  • La relación entre marcas e Influencers va camino de tener una regulación de carácter legal. En EEUU los hashtag #AD (advertisement) o #Sp funcionan para diferenciar la publicidad encubierta de los post naturales.
  • El ingagement es, además de una forma de crear cultura corporativa y una comunicación positiva entre todos los estamentos de la empresa, también una comunidad de potenciales microinfluencers, los más creíbles e implicados con la marca.
  • La tecnología es un síntoma, sirve para conectarnos, pero ha de ser aceptada y diferida por la comunidad.
  • Y por último, los grandes cambios suelen partir de pequeñas iniciativas. Si vas a comandar un cambio, elige bien dónde puedes hacerlo, para extenderlo después a una comunidad más amplia.

La imagen del encuentro es de Diego Rivera.

16 Ene

Presentación de Hijos del Sur en el Laberinto de Ariadna

Dos imágenes valen más que mil palabras. La presentación del viernes pasado (13/01/2016) en El Laberinto de Ariadna, de Hijos del sur, fue maravillosa.

Soy una persona afortunada 😊. Cuando Hijos del Sur rondaba en mi cabeza yo sólo quería entender mejor algunos sentimientos que albergaba y homenajear mi relación con la tierra donde nací.

Pero el libro ya me ha dado presentaciones extraordinarias y gracias a él he conocido gente maravillosa. La presentación de ayer en El Laberinto De Ariadna Colectivo de Escritores fue inolvidable: sonó la música de Rafa Caballero, se vieron las ilustraciones de Ascen Andreo, volví a ver al poeta Felipe Sérvulo -artífice del encuentro-, conocí escritores y escritoras, vinieron desde Jerez Mar Mar Per y el bro Alex Loppov Menansky, compartí el momento con mis amigos del máster de literatura Carles Chacón Jiménez, Wilmar Cabrera Pinzon y Maribel Ruiz, retomé el contacto con la mejor mirada de Barcelona, Ana Portnoy, disfruté de los imprescindibles Wan Casamitjana Fernández y Leticia Guitarte Catalán y Carmen Máñez Carvajal .

Y todo conducido por una de las personas que más admiro, el poeta Sergi de Diego Mas.

Qué gozada de encuentro, qué pena de esos ignorantes que van por ahí creyendo que la felicidad se consigue con dinero.

 

 

 

11 Dic

Cara anchoa todos

Cara anchoa. De repente, Trending Topic y noticia en los medios de comunicación. Hago clic.

Un Youtuber se burla de viandantes insultándoles gratuitamente, al tiempo que graba los encuentros. Lo llama “Broma con cámara oculta”. Pero esto no es una broma, me digo. Es un insulto, una burla, un despropósito iniciado por una persona que busca fama y notoriedad a toda costa, aprovechando los códigos comunicativos de la red.

Luego de recibir una hostia a mano abierta, inicia una cruzada en la que se presenta como víctima, denuncia la agresión en las redes y cuelga el vídeo en YouTube. En el momento que escribo, el Hot Topic del día se acerca a las trescientas mil visitas y se está monetizando a buen ritmo. Generará ingresos directos e indirectos, y aumentará la reputación digital de @MrGranBomba al tiempo que hunde su reputación como persona y profesional. Alguien debería avisar a este adolescente de que, al final de la carrera, importa el qué tanto como el cómo, y que la fama, detrás de esa niebla de retweets y estados compartidos, después de los comments, se queda en nada si no viene acompañado de un trabajo hecho acorde a una digna escala de valores. Leer más

30 Nov

Benditos intrusos. Crónica del Reinventa’t 2016: Digitalizar-se o morir.

Andaba yo de jornada de trabajo un poco como pez fuera de la pecera, boqueando y desorientado, en las jornadas #ReinventatGI16 que habían organizado en el Palau de congressos de Girona. Una jornada con un fuerte carácter institucional, con grandes bancos, universidades y asociaciones de empresarios como impulsores de la misma. El título del ciclo de conferencias era un tanto inquietante: Digitalitzar-se o morir. Como exabrupto funciona, pero es poco edificante.

Aunque es una necesidad imperante en el mundo empresarial, sobre todo si se trabaja en el ámbito internacional, hay vida más allá de la digitalización. Y se puede ser feliz. Que le pregunten a El Cabrero. Conviene no olvidarlo, porque muchas veces creemos que la experiencia digital solucionará todos nuestros problemas y, al final, el mundo son las personas y sus relaciones y sentimientos generados de las relaciones.

La confluencia de actores del ciclo dibujaba un panorama que conocemos bastante bien quienes nos dedicamos al marketing, en cualquiera de sus vertientes. Casos de éxito empresarial que debemos tomar como ejemplo y filtrar las mejores ideas en tu contexto para ser competitivos.

Ser competitivos, qué expresión. Las conferencias comenzaron con 4 directivos hablando de robotización, reducción de costes y burocratización, flexibilidad de las relaciones laborales, oportunidades de negocio, etc. Un discurso de acento liberal marcado por las reglas de la globalización.

No soy tonto ni un idealista. La realidad impone a la pequeña y mediana empresa unas exigencias enormes para sobrevivir. Es necesaria una maquinaria casi perfecta para aspirar al crecimiento y la difusión de una idea. Es necesario, pues, el conocimiento. Pero no lo es todo. Aspiramos a construir un mundo donde intereses empresariales e intereses sociales convivan de manera armoniosa. Aspiramos a desarrollar modelos de negocio que constituyan mejoras para la sociedad, a sociedades cuyos valores respeten el sacrificio y trabajo de las empresas, desde el primer hasta el último empleado. Aspiramos a un ideal que es precisamente el que nos pone en movimiento.

digitalizarse-morir-cronica

Esto yo no lo percibía en las charlas, o al menos no lo estaba haciendo, hasta que aparecieron Gina Tost y Chema Alonso. Los dos ponentes más jóvenes y para mí, las dos mentes más lúcidas de la jornada. Los dos a su modo fueron elementos subversivos. La primera, no solo por el hecho de ser mujer (la única que intervino durante la jornada matinal), sino por los valores que dejó sobre la mesa. Cofundadora de GeenApp, en su discurso habló de colaboracionismo y no de competencia, de conciliación laboral, de oficinas sin despachos, de apostar por el talento del empleado, de horizontalidad, de posibilitar su crecimiento y desarrollo de competencias, de honestidad y, por supuesto, de trabajo duro. Había un toque de paternalismo en el ambiente que no me gustó, porque a Gina no solo nadie le ha regalado nada, sino que posiblemente su ejemplo sea mucho más precursor y construcivo que los CEOs internacionales a los que tanto les preocupa las productividades.

Por su parte, Chema Alonso también fue una grata sorpresa. Ya su atuendo era un elemento auténtico; su gorro, su sudadera skate, la pelota con la que jugaba mientras hablaba de temas tan trascendentales como el uso de datos por parte de las grandes corporaciones… Uno imagina en un puesto de responsabilidad en Telefónica a un joven con el pelo engominado, un trepa sin escrúpulos con un traje Emilio Tucci. Y no. Puede haber personas talentosas con el propósito de hacer un mundo mejor. Válgame su ejemplo como lección. En cualquier caso, lo interesante de su aportación no fue, obviamente, su vestimenta, sino su discurso. En apenas 45 minutos, Chema hizo un análisis del tratamiento de datos por parte de las empresas en el ámbito digital y todo lo que conlleva el buen uso de los mismos. Pero, al tiempo, en dos momentos particulares abrió sendos debates de interés. Uno, la necesidad de construir consensos sociales en torno al tratamiento de datos por parte de las empresas, e hizo hincapié en que son las sociedades y no las empresas las que deben hacer prevalecer sus intereses. En pleno debate sobre el TTIP, su opinión desde su posición tiene un alto valor simbólico. En un segundo momento habló sobre el valor de la educación pública y los servicios sociales en España, que posibilitan el desarrollo del talento de quienes, como él, provienen de familias humildes. Y esto también tiene un sentido proteccionista con lo que construimos entre todas las personas que conformamos la sociedad. Su visión del trabajo como espacio donde desarrollar ideas que permitan una vida mejor, me fascinó.

digitalizarse-morir-cronica-chema-alonso

No sé cómo serán Gina y Chema en el “Off the record”, pero es tremendamente esperanzador encontrar talento, trabajo y responsabilidad social en las dos intervenciones más jóvenes de la jornada. Opiniones diferentes expresadas desde el respeto y la convicción de que juntos se construyen proyectos importantes, quizás el más importante, el de una humanidad más justa. Y es que, probablemente, después de todo, eso es lo que nos está faltando, construir proyectos en común. Serán las nuevas generaciones, desprejuiciadas y con otra escala de valores, los auténticos motores del cambio.