Colaboración en CTXT, Contexto y Acción

Una de las colaboraciones que más ilusión me hacen de los últimos meses, es mi colaboración en CTXT, Contexto y Acción, una web de análisis sociopolítico con la que sintonizo especialmente, tanto a nivel ideológico, como en su ética de trabajo.

Después de hacer un artículo sobre Mágico González que en un principio iba a publicar en Secretolivo, me di cuenta que uno de los partidos de los que iba a hablar, verdaderamente nunca tuvo lugar.

De ahí surgió un artículo derivado, que denominé La leyenda mágica de Cádiz.

Ojalá sea el comienzo de una bonita amistad 🙂

Mágico González en CTXT

 

 

Yo, precario en Grecia

Por fin, ya me llegó la portada de Yo, precario en griego. El libro editado por la editorial Sideris estará ya este mes a la venta en Grecia. Para un autor joven como yo, es una inmensa alegría haber sido ya traducido al alemán (parcialmente) y al griego. Es una gran noticia y brindaremos con champán por ello, pues los escritores de forma muy gradual y lenta.

YoPrecarioGriego

2 años de NBA en Perarnau Magazine

Otra temporada más de la NBA, quince años siguiendo la liga y 35 artículos de análisis para describir por qué  Miami un año, y los Spurs otro, han sido campeones de la NBA.

El último se llama Los Spurs son campeones de la NBA. Everybody is a point guard! En Perarnau Magazine he encontrado una pequeña familia digital y un gran espacio de difusión de una de mis grandes pasiones, el baloncesto americano.

Lo que más me apasiona de escribir los artículos es el proceso creativo. La investigación y el ordenamiento de la información. Y luego darle un punto estético al texto. Es un trabajo agotador, pero precioso.

San Antonio Spurs

Ahora a descansar este verano y aplicarme en nuevos proyectos literarios. ¡Felicidades Spurs!

 

 

 

El triángulo imposible en Perarnau Magazine

El triángulo imposible en Perarnau Magazine

Nuevo artículo sobre NBA, esta vez sobre los Lakers, Gasol, Kobe y D’Antoni. Como siempre, para Perarnau Magazine.

 

«Hay ausencias que duelen tanto en el ámbito de lo deportivo que provocan ansiados regresos, una cuenta atrás casi diaria en el equipo en orfandad, que vive la agonía de un futuro continuo. Un ejemplo reciente, Russell Westbrook, cuya vuelta ha terminado de potenciar a Oklahoma City Thunder. Anteriormente, el esperadísimo Derrick Rose. Sin embargo, la ausencia de Kobe Bryant en los Lakers, fuera del impacto mediático, no ha sido así.

El discutidísimo Mike D’Antoni se las ha arreglado para hacer de los Lakers un equipo imprevisible, divertido de ver, más competitivo de lo que en un principio se anunciaba. Sin su máxima estrella y una plantilla literalmente en último año de contrato, el rendimiento global ha sido notable. Si hubiera que calificar la temporada de muchos de los miembros de la plantilla, casi valdría con la misma frase: por encima de lo esperado. Y así ha trascendido al ejercicio global. Blake, notable; Farmar, notable; Meeks, bien; Johnson, recuperado para el baloncesto; Henry, de defenestrado a minutos de gran calidad; Young, suficiente; etc. En una Conferencia Oeste hipervitaminada, donde los partidos valen su peso en oro, los Lakers recibieron a Kobe con saldo positivo, un 10-9 en su comparativa de victorias y derrotas.»

Lee el resto del artículo aquí.